sábado, 15 de enero de 2011

Creepypasta III

¿Por qué no una tercera entrada de Creepypasta?
Estas noches han resultado de insomnio así que hay que aprovecharlas, advierto que desde mi punto de vista estas historias no son tan buenas como las que están en Creepypasta II o Creepypasta, pero creo que saciara la insanidad de ustedes lectores. Se que contrasta mucho con los últimos temas, pero he querido darme un poco de tiempo para crear esta entrada y bueno en estos momentos me apetece hacerlo.

En esta ocasión señalo que el recolector original de las historias es Heartless~ y que yo hago un simple trabajo de copy+paste más algunas correcciones.

Photograph
Eran ya las 11 de la noche cuando terminamos la cena en la casa de mi abuela y decidimos volver con mis padres a casa para descansar. Pero en ese momento una tormenta comenzó. No era necesario imaginarse salir con esta lluvia pero mi abuela por alguna razón decía que queria dormir sola y que teniamos que irnos y me miraba a mi como espantada, es más desde la muerte de mi hermanito que me miraba así como si yo fuera un fantasma. Obviamente como no quedó otra dormimos allí. 

Ya de medianoche, todos se habían ido a dormir y me quedé un tiempo más revisando mis mails y mirando diferentes sitios a los que suelo ingresar, pero luego de un rato me aburrí y me quede pensando en que hacer, porque no tenía sueño y decidí ver el historial de búsqueda de la abuela. De pronto encontre una página "..." era bastante rara se veía todo de color rojo y se suponía que era de venta de ropa (según decía el titulo principal). 

La pagina seguía cargando cuando empezaron a aparecer fotos de la abuela con unas amigas que supuse eran de alguna actividad que ella hacía, habían fotos mías también con ella, obviamente para mostrarle a la gente su hermoso nieto, pensé. Seguí revisando la página para ver que más había cuando me encontré con un link que me llevaba a la misma página solo que este link estaba seguido por la pregunta "¿Es lo que realmente deseas?"

No me importo y como la página no tenía más que fotos decidí presionar el link. En ese momento empezaron a ponerse las cosas más interesantes. El fondo se había puesto un poco mas oscuro y las fotos habían cambiado de alguna manera pero no podía descubrir como... 

No se presentaban mas cambios pero el link de la misma página continuaba y seguía con la frase "Mira lo
que has logrado...". Esa frase solo me incitó a presionarlo nuevamente y esta vez descubrí que había cambiado: En las fotos la gente estaba mas delgada. Mi abuela era una persona flaca pero tampoco tanto, también la ropa estaba rasgada y las personas tenían grandes ojeras. Yo por mi parte estaba igual en las fotos. No había cambiado en nada. Escuche un ruido arriba (en los dormitorios) realmente no me importó tenía una mezcla de obsesión, exitación y un sentimiento de diversión que no había sentido nunca en mis 17 años de vida, pero miedo, Nunca. 

Esta vez el link era seguido por "Ya no puedes revertir nada", lo presioné y en todas las fotos había alguien más como un fantasma, era transparente y no se notaba quien era. Me dio mucho sueño realmente, así que me fui a dormir. Desperté a las 3 de la mañana totalmente descanzado, como si hubiera dormido una eternidad además tenía la mano pegajosa y un poco roja, me había cortado de alguna manera seguramente. Desde la muerte de mi hermanito no me podía quedar quieto en la cama asi que supuse que fui yo mismo. 

Cuando me fui a lavar la mano, no pensaba en nada mas que ir a la computadora así que bajé y aunque la había apagado antes, estaba encendida y con el inicio del explorador abierto y bueno debía hechar un vistazo. La página me daba la bienvenida esta vez, decía: "hola "..." ¿acaso te estoy divirtiendo?" yo me reí, pense que mi abuela me estaba jugando una de sus típicas bromas asi que mira las fotos y esta vez las cosas eran mas horribles, había sangre por todos lados, los estómagos de los que estaban en la foto estaban abiertos con sus vísceras, sus tripas, sus órganos entre otras cosas colgando de sus cuerpos y más sangre. Yo por mi parte ya no estaba en ninguna foto... estaba en todas pero no normalmente. El "fantasma", el fantasma era yo mismo con una sonrisa de oreja a oreja. Cuando vi eso no entendía nada realmente. Ya no era una broma divertida y comencé a marearme. 

Me despertó la sirena de la policía acercándose cada vez más. Tenía nuevamente la sangre en la mano y en el piso había un cuchillo, fui a ver a mi abuela y a mi familia. Sus cuerpos estában abiertos de par en par y había sangre por todos lados. La sangre de la mano no era mía... Cuando baje y entré en la computadora, la página no existía pero, en cambio, había un archivo de word que estaba abierto donde se veían las fotos de mi abrazando a gente asesinada. Esta gente era mi familia, mis padres, mi abuela, mi hermanito menor y hasta gente que no conocía. La cámara estaba conectada a la computadora y parecía que las fotos se habían agregado recientemente. 

La policía se esta acercando asi que debo irme, estoy llendo a tu casa internauta acercandome a ti porque esto es lo que realmente me divierte pero antes déjame agarrar mi camara y mi cuchillo favorito... Y dime ¿acaso te estoy divirtiendo?

La Pesadilla

-“Papi, tuve una pesadilla!”.

Te tallas los ojos, y los abres lentamente. Tu reloj brilla con letras rojas. Son las 3:58.

-“Quieres subirte a la cama y contarme tu sueño, pequeña?”

-“No, papi”.

Lo extraño de la situación te despierta mas. Te despierta completamente. Apena puedes distinguir la forma pálida de tu hija en la obscuridad de tu cuarto.

-“Porque no cariño?”

-“Porque en mi sueño, cuando te platicaba sobre mi sueño, la cosa que estaba vistiendo la piel de mami, se sentó”. 

Por un momento, te sientes paralizado; No puedes quitar la vista de los ojos de tu hija. De repente, las cobijas detrás de ti, comienzan a moverse.

SR. BOCON
Durante mi niñez, mi familia era como una gota de agua en un gran río; Nunca permanecíamos en un solo lugar por mucho tiempo. Nos mudamos a Rhode Island cuando tenía 8 años, y permanecimos ahí hasta que fui a la Universidad en Colorado Springs. La mayoría de mis memorias son de cuando vivía en Rhode Island, pero hay fragmentos en mi mente de los muchos hogares en los que habite, cuando era mucho más joven.

La mayoría de estas memorias son poco claras y sin sentido – Como el perseguir a otro niño en el patio de una casa en Carolina del Norte, intentar construir una balsa detrás de un departamento en el que viví en Pennsylvania, y cosas como esas. Pero hay un puñado de memorias que permanecen tan claras como el vidrio, como si hubiesen ocurrido ayer.

Vivíamos en una casa en las afueras de la bulliciosa ciudad de New Vineyard, Maine. Era una casa grande, en especial para una familia de tres. Había una serie de cuartos que estaban totalmente desocupados, a los cuales no entre durante el tiempo en el que viví en esa casa. Supongo que era un desperdicio de espacio, pero era lo único que pudo rentar mi papa que le quedar cerca de su trabajo.

Recuerdo que, en el día después de mi cumple años, tuve una fiebre tremenda. El doctor dijo que tenía Mononucleosis lo que, para mí, significaba mas fiebre y no poder salir a jugar por al menos, tres semanas. Era un momento terrible para estar atado a la cama; Estábamos empacando para mudarnos a Pennsylvania, y la mayoría de mis cosas ya estaban dentro de cajas, dejando mi cuarto casi vacío. Mi mama me traía agua mineral y libros varias veces al día, los cuales servían como único entretenimiento durante estas semanas.

No recuerdo exactamente como conocí al Sr. Bocón. Creo que fue una semana después de que diagnosticaron la Mono. Mi primera memoria de la pequeña criatura fue de cuando le pregunte su nombre. Me dijo que lo llamara Sr. Bocón, porque tenía una boca enorme. De hecho, ahora que lo pienso, todo en su cara era enorme en comparación a su cuerpo- Su cabeza, sus ojos, sus arrugadas orejas-. Pero su boca, sin duda era lo mas grande.

-“Te pareces a un Furby”, le dije mientras miraba uno de mis libros.

El Sr. Bocón se detuvo y me miro extrañado. “Furby? Que es un Furby?” – Me pregunto.

-“Tu sabes… El juguete peludo con orejas enormes, lo puedes acariciar y alimentar, casi como una mascota real.”

-“Oh!.. Tu no necesitas uno de esos. No es lo mismo que tener un amigo real”.

Recuerdo que el Sr. Bocón se desaparecía cada vez que mi mama iba a mi cuarto a revisarme. Se ocultaba bajo mi cama y me decía: “No quiero que tus papas me vean, tengo miedo de que ya no nos dejen jugar juntos”.

No hicimos mucho durante los primeros días. El Sr. Bocón, solo veía mis libros, fascinado con las imágenes e historias. Por ahí del tercer o cuarta noches desde que lo conocí, me despertó con una gran sonrisa en su rostro. 

-“Vamos a jugar un nuevo juego”, “Pero tenemos que esperar hasta después de que tu mama venga, porque es un juego secreto”.

Después de que mi mama me trajera mas libros y refresco, a la hora de siempre, el Sr. Bocón se deslizo desde debajo de la cama y tomo mi mano. 
-“Tenemos que ir al cuarto que esta al final del pasillo”

Me negué al principio, pero el Sr. Bocón, insistió hasta que cedí.

El cuarto en cuestión, no tenía ni muebles ni tapiz. Lo único que lo distinguía era una ventana del lado opuesto a la puerta. El Sr. Bocón corrió a través del cuarto, y le dio un firme empujón a la ventana, dejándola un poco abierta. Entonces, el, me insistió en que mirara hacia el piso, afuera.

Aunque estábamos en el segundo piso de la casa, la caída era más alta debido a que estábamos en una colina. “Me gusta jugar a fingir aquí”, me explico el Sr. Bocón. “Finjo que hay un suave y enorme trampolín allá abajo, y brinco. Si lo crees con todas tus fuerzas, vas a ver qué rebotas hasta acá arriba, como una pelota. Quiero que lo intentes!”

“Es muy alto”, le dije.

-“Pero eso es lo divertido! No sería tan divertido si fuera una caída corta. De ser así, mejor si rebotaras en un trampolín real!”

Recuerdo haber jugado con la idea; Dejarme caer en el fresco aire, y rebotar en algo que mis ojos no podían ver. Pero el realista en mi, prevaleció. “ Quizás en otra ocasion”, le dije. “No se si tenga tanta imaginacion. Podría lastimarme”.

La cara del Sr. Bocón se contorsiono con un gruñido, pero solo por un momento. Decepcionado, se metió debajo de mi cama, donde estuvo quieto el resto del día.

La mañana siguiente el Sr. Bocón llego con una pequeña caja. “Quiero enseñarte malabares”, me dijo. “Aquí hay algunas cosas que puedes usar como practica, antes de que te de tu primera lección”.

Mire la caja; Estaba llena de cuchillos. “Mis papas me mataran!”, le grite espantado al el Sr. Bocón que había traído cuchillos a mi cuarto- Objetos que mis papas no me dejarían tocar nunca!

El Sr. Bocon gruño. “Es divertido jugar con esto. Quiero que lo intentes”.

Aleje la caja de mi. “No puedo. Me regañaran. Los cuchillos no son seguros para aventarse”.

Las cejas del Sr. Bocón se cerraron, molesto. Tomo la caja con los cuchillos, y se metió debajo de la cama, otra vez durante todo el día. Me empezaba a preguntar que tan seguido se la pasaba debajo de mi.

Desde ese entonces, empecé a tener problemas para dormir. El Sr. Bocón, me despertaba en la noche diciéndome que había puesto un trampolín real debajo la ventana, uno enorme que no podía ver en la obscuridad. Siempre me negué y trataba de volver a dormir, pero el Sr. Bocón persistía. Algunas veces, se quedaba a mi lado hasta el amanecer, animándome a saltar.

Ya no era tan divertido jugar con él.

Una mañana, mi mama fue hacia mi cuarto, y me dijo que tenía permiso de ir a caminar afuera. Pensaba que el aire fresco sería bueno para mí, especialmente después de estar confinado a mi cuarto por tanto tiempo. Con emoción, corrí hacia el patio, esperando poder sentir el sol en mi cara.

El Sr. Bocón me estaba esperando. “Hay algo que quiero que veas”, me dijo. Debí darle una mirada fea, porque entonces me dijo: “Es seguro, no pasa nada, te lo prometo”.

Lo seguí hasta un viejo camino que corría a través de los bosques detrás de mi casa. “Este es un camino importante”, me explico. “Tengo muchísimos amiguitos de tu edad. Cuando estubieron listos, lo lleve por este camino. A un lugar especial. Todavía no estás listo, pero algún día, espero, lo estarás”.

Regrese a mi casa preguntándome, que tipo de lugar existía más allá de aquel camino.

Aproximadamente dos semanas después de conocer al Sr. Bocón, empacaron la última carga de cajas en el camión de mudanzas. Me fui adelante con mi papa, en un largo recorrido hacia Pennsylvania. Había considerado en decirle al Sr. Bocón que me iba, pero aun teniendo 5 años, sospechaba mucho de las intenciones de la creatura, a pesar de lo que me decía. Fue por esta razón que decidí no mencionar nada de mi mudanza.

Eran la 4:00 am cuando mi papa y yo estábamos en el camión. Mi papa esperaba llegar a Pennsylvania para la hora de la comida al día siguiente, con ayuda de una larga dotación de café y bebidas energéticas. Recuerdo que se parecía mas a un tipo que estaba a punto de correr una maratón, que un tipo que se la pasaría sentado por un par de días.

“Muy temprano para ti, verdad?”

Afirme con mi cabeza, mientras la ponía en la ventana, esperando dormir un poco antes de que saliera el sol. Sentí la mano de mi papa en mi hombro. “Esta será la última mudanza, lo prometo. Sé que es difícil para ti, especialmente estando con esa enfermedad. Una vez que obtenga mi promoción, podremos quedarnos en un solo lugar, y hacer amigos”.

Cuando el camión comenzó a moverse, vi la silueta del Sr. Bocón en la ventana de mi cuarto. Parado, inmóvil, se despidió lastimosamente con su mano. No me despedí.

Años después, regrese a New Vineyard. El terreno donde se encontraba mi casa estaba vacío, a excepción de los cimientos. Resulta que la casa se quemo algunos años después de que yo y mi familia nos fuimos. Por curiosidad, busque el camino que el Sr. Bocón me enseño, y al encontrarlo, decidí seguirlo. Una parte de mi esperaba que el Sr. Bocón saltara sobre mí de repente, y me espantara dándome un infarto, pero tenía la sensación de que el Sr. Bocón, ya no se encontraba en ese lugar, como si de alguna manera el estuviese atado a la casa que ya no existe,

El camino llevaba a uno de los cementerios de New Vineyard.

Al ver muchas de las tumbas, pude darme cuenta que la mayoría, pertenecía a niños no mayores de 9 años.


La Teoría de las Cuerdas

Alguna vez has tenido una experiencia en la que has tenido la sensación de hay alguien mas en tu casa, y tu solo pensabas “no quiero saber” y simplemente lo olvidabas? Algunas veces, el miedo de a los desconocido simplemente parece ser la opción preferente a enfrentar un peligro real y concreto. Normalmente no es nada, sin embargo. Por ejemplo, algunas veces juraría que alguien tomo el cambio de mi buró. Pero quizás simplemente son trucos desconcertantes de la memoria.

Pero que harías cuando pasa algo que realmente te sugestiona? Simplemente escaparías, o simplemente lo ignorarías, como yo lo hice?

El lunes pasado era un día normal. Me desperté, me lave los dientes y me puse mi uniforme escolar… Todo el ritual mañanero. Parecía que seria otro dia común y corriente, hasta que vi las cuerdas.

Había tres o cuatro gruesas cuerdas en mi cuarto. Se entre cruzaban entre las paredes de mi habitación, una atada a la puerta. No había manera de que no me percatara de ellas antes. Me hubiera tropezado con ellas. Estaban atadas en tachuelas en las paredes, las cuales no habían existido hasta hace unos segundos.

Nadie entro a mi cuarto mientras yo estaba en el, y mucho menos pudieron hacer todo esto. Era temprano, y me estaba despertando. Así que yo simplemente ignore lo que vi, desate las cuerdas, y me fui hacia la escuela.

Pero después las cosas se pusieron mas raras. Fuera de mi casa había cientos de ellas, atadas entre las casas, alrededor de los automóviles, a través de las calles… Esto tiene que ser una súper elaborada broma! Alguno de esos estúpidos programas de cámara escondida. Seguramente le dijeron a las personas que fungieran como extras, atándolas a objetos de los cuales se alejaban, como si de alguna manera siguieran un camino preestablecido.

Con temor, continúe mi camino a la escuela. En el autobús, todos, excepto yo, estaban atados a la puerta. En la escuela, grupos de amigos estaban atados los unos a los otros; Maestros atados a sus escritorios y pizarrones. Lo que me extrañaba en estos momentos, era porque a mi me habían dejado fuera de la “broma”.

Cuando mi amiga Lucy se sentó a mi lado en la primera clase, ella simplemente puso su bolsa en mis piernas, y descanso su barbilla en su mano, mirando a través de mi hacia la ventana.

-“Hey Lucy”

Y no me respondió.

-“Vamos! No creo que tu estés en esto también”

Ella suspiro y comenzó a tomar libros de su bolsa. Todos los libros estaban atados a sus manos. Me moleste y arranque la cuerda de un libro. Me pareció que ella no lo noto, y simplemente descarto el libro completamente, dejándolo caer en el piso.
-“Um…”
Me incline, levantando su libro y colocando de nuevo en su pupitre. Ella no se dio cuenta.

-“Bien, es así como nos vamos a llevar?!”, le dije sonriendo, tratando de parecer juguetón, pero en realidad estaba tratando de esconder mis nervios. Entonces, desesperado, hale todos los hilos atados en su mano hasta arrancarlos. Lucy parpadeo, y entonces me miro.

-“Carajo Caz! Eres como un Ninja, o que?!”

-“He estado sentado aquí como 10 minutos”. Le sonreí otra vez, aliviado de que mi amiga me notara.

-“De donde salieron todos estos hilos?!” Me dijo, pareciendo notarlos por primera vez.

-“Crei que todos me estaban jodiendo!”, le dije.

Lucy se paro, se fue hasta una esquina, y nadie mas pareció notarlo.

-“No estaban aquí hace unos minutos! Los ves también?!” Con su tono, era claro que ella estaba genuinamente asustada!

-“No. Acaso tu-.” Fui interrumpido por mi maestra azotando la puerta. Todos excepto Lucy y yo murmuraron un buenos días, y aun así, nadie parecía percatarse de nosotros.

-“Las personas me han estado ignorando todo el dia.” – Le dije a Lucy, antes de dirigirme a la maestra. “Hey! Perra estupida! No sabes enseñar ni un carajo!”.

No obtuve reacción alguna…

-“Estoy harta de todas estas pendejadas!”. Lucy hizo algunas cuerdas a un lado y dejo la clase. La seguí y, oh sorpresa, nadie lo noto.

Por un rato, vagamos por corredores, entrando y saliendo de clases, como no daba en gana. Cada vez que desatábamos una cuerda de algún libro o silla de alguien, era como si de repente dejara de importarle a esa persona. Como si no existiera.

Le mostre la calle; Había mas cuerdas que las que había esta mañana. El doble casi. Con cuidado, caminamos hasta un cae haciendo las cuerdas a un lado. No es la gran cosa, lo se. Pero que harías tu en esa situación? Como dije, el miedo a lo desconocido algunas veces parece ser la opción mas segura. En algunas ocasiones, le sugerí que uniéramos a algunas personas. Lucy se negó, recordándome lo aterrorizada que estaba.

En el café, agarramos un par de sándwiches y bebidas del refrigerador. Encontramos una mesa, desatamos todas la cuerdas que iban a las sillas y nos sentamos. Estábamos en silencio, ambos demasiado asustados, ambos distrayéndonos al observar a las personas en el café, completamente ignorantes de las cuerdas.

Después de 20 minutos, Lucy me hablo: “Ahora, ella tomara ese sándwich”. Me dijo, apuntando a una mujer que estaba al fondo, en el café. Y así fue: Camino al refrigerador y tomo el sándwich envuelto en plástico a la que estaba atada. “Ella pagara por el, y se ira”. Y así lo hizo, de acuerdo a la profecía de las cuerdas. “Ese tipo no intenta pagar”. Observe mientras veía como el tipo tomaba su café, y escapaba de la tienda.

“Esto es horrible”. Dijo Lucy. “Vámonos, por favor”.

Afuera, no era mucho mejor. Todo mundo simplemente seguía las cuerdas, siguiendo sus vidas diarias. Lucy dijo que iría a su casa a dormir y tratar de despertar de esto. Le dije que estaba bien, y la acompañe a su casa. Después de todo, ella solo vivía a 10 minutos de ahí.

Cuando llegamos a su calle, Lucy se detuvo abruptamente, con la boca abierta.

“Ahora que?” le dije rompiendo el silencio.

“Mira”. Apunto hacia fuera de la casa de uno de sus vecinos.

Lo vi claramente. Y me llevare este recuerdo hasta la tumba. Era un pequeño duende obscuro, de quizás medio metro de altura, caminando con sus nudillos al suelo, casi como un mono. Tenia dos enormes ojos amarillos, del tamaño de casi la mitad de su cara, y no tenia boca, o ningún otra característica facial. Cargaba consigo un martillo y una bola de estambre, la cual dejaba desenredar detrás de el.

Caminaba rápida y quietamente desde la puerta principal de la casa hasta el buzón de correo. Se detuvo, martillo un clavo a un lado del buzón y ato el estambre alrededor del mismo. Volteo a ver hacia donde estábamos, y se detuvo cuando nos vio. Nos miro con asombro y curiosidad. Casi podrías decir que el era el que estaba mas asustado. De pronto, no hizo una seña con su pequeña mano.

Mire a Lucy, ella no se movía. Cambie la mirada a la criatura, la cual me miraba fijamente.

Me acerque a la creatura. Con temor, reduje poco a poco la distancia entre nosotros. Este no era temor a lo desconocido. Era temor a la pequeña criatura, a pesar de que no parecía nada de lo que debiera estar asustado. Cuando estaba a un metro de distancia, extendió su mano.

“Uhm… Hola”. Lo toque, y movió su cabeza en aprobación, parpadeando sus enormes ojos amarillos.

“Así que ustedes están a cargo de las cuerdas?”. Asentó con la cabeza. Llame a Lucy, pero ella no quiazo moverse de donde estaba.

“Hay mas de ustedes?” y asentó otra vez. Quería preguntarle mas preguntas, acerca de que era y de donde venia, pero parecía que estaba atorado en preguntas de ´si´o `no´.

“Si quiera tenemos voluntad propia?”

Simplemente me miro fijamente, casi tristemente. De inmediato me sentí enfermo, y no pude soportar ver al pequeño monstruo mas. Abrace a Lucy de la mano, quien había escuchado todo, y nos sentamos mientras ella acurrucaba su cabeza en mi.

“Vamos”.

Entramos a su casa y le hice una taza de Te. Cuando la encontré en la sala, ella había desatado a su perro y estaba acurrucada con el, llorando. Deje el Te a un lado, y me senté a su lado.

“Me voy a dormir”, murmuro de repente, y en menos de un minuto, se quedo dormida. Dormir empezaba a sonar muy bien de repente, y mis parpados de repente se empezaron a sentir pesados.

Me colapse en la alfombra, y la ultima cosa que escuche antes de dormirme, fue el pisoteo de varios piececitos en la alfombra, cerca de mi.

Al dia siguiente, me sentí mucho mejor, como si todo hubiese sido un sueño. La madre de Lucy me despertó, preguntándome que hacia durmiendo en su casa sin permiso. Al final nos preparo el desayuno.

Durante el desayuno, Lucy me pregunto porque me veía pálido y nervioso. La mire, y sonreí, murmurándole algo sobre que me sentía algo enfermo.

Pero la verdad era que, tenia miedo. Muchísimo miedo porque no podía ver ninguna cuerda. Me preguntaba si… mis acciones realmente eran mi voluntad…

Filmes luz de luna
En varios establecimientos que rentan vídeos, hay una tarjeta de presentacion. Algunas tiendas la mantienen bien escondida, Encerrada en una caja fuerte, y negaran su existencia. Otras te la darán si la pides por su nombre. Nadie la tendrá abierta al publico. 

En esta tarjeta hay un nombre, "Filmes Luz De Luna", y un numero de contacto. Siempre es un numero local. Ve a cualquier teléfono publico cercano y marcalo. Te contestaran rapido, pero lo unico que oiras es silencio. Espera treinta segundos. Entonces te atenderán. 

Una seca, y monótona voz masculina te preguntara: "¿Es el camino de la vida a la obscura muerte?" La respuesta correcta es: "Es la luz de luna." 

Si contestas con algo que no sea la respuesta correcta, te colgara. Si fallas a la primera, Te sugeriria que no lo intentes de nuevo. Pero si contestas bien, el hombre dirá un domicilio en tu ciudad y colgara. 

Ve a aquella dirección y encontraras un pequeño, sordido apartamento. La alfombra estara sucia, el tapiz arrugado y rompiéndose, con las ventanas cuarteadas. Olera a tabaco y a Decaimiento. Sobre la vieja mesa de centro manchada, habrá una bolsa de papel. En esta bolsa estarán escritos tu nombre completo y dirección con marcador rojo. 

Abre la bolsa y encontraras una videocinta sin etiqueta. tómala y deposita exactamente $100.99 pesos en la bolsa y vete. 

Puedes ver la cinta si quieres, pero no tienes por que hacerlo. Te advierto: no es placentero. Veras un cuarto tapizado con piel, y los muebles estarán hechos de carne y hueso. La cinta durara al rededor de 32 minutos y mostrara el asesinato de una persona y su subsecuente transformación -- pantallas hechas de piel, mesas hechas de madera. 

Después de rentar la pelicula, debes regresarla despues de que se acabe el tiempo. Despues de eso, nunca regreses al apartamento y definitivamente no llames al numero de nuevo. 

También sugeriria que no te quedes la videocinta por mas de una semana. Los dueños no estatran contentos con una mera entrega tardia -- y... ¿Sabes? una buena casa nunca tiene demasiados accesorios....

Trampa de Turistas
En la zona rural de Wisconsin, hay un parque viejo y abandonado. Construido en la década de 1920, sirvió como lugar de encuentro de la ciudad para todos. 

Es decir, hasta que se creo el tren y el túnel para Niños Tots™ que fue instalado en 1932. Se trataba de un inocente tren infantil, con un coche principal a la cabeza (mecanizado), con tres carros pequeños detrás de el. Iba en torno a algunos bucles antes de entrar en un pequeño túnel. 

Pero aquí es donde la historia se vuelve extraña. Hubo numerosos casos de muertes de niños en ese año, todos ellos pasaron después de que el niño montaba en ese sistema de trenes. Algunos niños desaparecieron en ese túnel corto (de unos tres metros), y otros se fueron en estado de coma. Uno, al salir, se encontró muerto. Su vestido estaba cubierto de lo que parecían pequeñas huellas de manos con sangre. Algunos se suicidaron rascando sus gargantas hasta desangrarse, y uno de ellos mató a otro niño, antes de colgarse con un alambre de púas en la granja de la familia. 

El parque fue cerrado, y la popularidad de la ciudad como turística se desplomó. 

Recientemente, un equipo de científicos fueron enviados al parque. Se coloco una cámara de vídeo en el tren, y se puso un nuevo estudiante de ciencias con él, antes de enviarlo a su paso en las vías. 

Cuando el tren salió del túnel, estaba vacío, a excepción de la cámara. 

Los últimos diez segundos no eran más que estática, salvo por el sonido de niños riendo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dudas, quejas, recomendaciones y sugerencias respecto a las resubidas favor de realizarlas en la siguiente entrada:
http://catarsisprocess.blogspot.mx/2014/01/and-here-we-go-again.html

Recuerda:
1- Se necesita de Winrar 5 para descomprimir los archivos
2- La contraseña para todos mis aportes es:
Mauvais