lunes, 22 de noviembre de 2010

Trastornos de la Personalidad

Ésta vez para variar intentemos hacer algo de provecho, en realidad se trata de regresar con una vieja y buena amante como lo es la psicología y qué mejor manera de hacerlo que compartiendo algo que a muchos interesara como lo son los Trastornos de Personalidad.
En realidad digamos que ésta semana ya esta planeada sin querer, ha sido espontáneamente el que se me ocurrió éste tema (llamemos "espontáneamente" al hecho de evitar hacer tarea que no quiero hacer y en lugar de eso hacer algo de mi agrado), así que a partir de hoy (y hasta que se terminen) por día encontrarán aquí las características de cada uno de los trastornos de personalidad de manera general.
Primero trataremos los aspectos generales, como lo es la historia, clasificación, características clínicas y diferenciación del síntoma.

Trastornos de la Personalidad

Considerar a una persona como enferma lleva consigo la asignación de una función social más tolerante que generalmente les exime de ciertas obligaciones familiares, laborales y sociales, asimismo tampoco serían responsables de todos sus actos con las implicaciones jurídicas consiguientes.
Un inconveniente de los diagnósticos de personalidades patológicas se centra en el carácter negativo que implican. Están teñidos de un juicio de valor peyorativo y pesimista en cuanto a las posibilidades de tratamiento.

Historia
Desde tiempos antiguos se han descrito diversas alteraciones de la personalidad, siendo la más aceptada a lo largo de los tiempos la propugnada por la escuela hipocrática. Según esta teoría la mayor concentración de un líquido en el cuerpo de los cuatro existentes determinará que una característica de la personalidad sobresalga de las demás:
  • El exceso de sangre (optimismo y extroversión)
  • El predominio de bilis negra ocasiona un sujeto melancólico (pesimista y triste)
  • El desproporcionado aumento de flema a una persona impasible y el de bilis amarilla se relacionaría con el carácter colérico, siempre amargado e irritable.
Kraepelin  considera "psicopático" a comportamientos desadaptados. Describe siete tipos:
  1. Exitables
  2. Inestables
  3. Excéntricos
  4. Embusteros
  5. Estafadores
  6. Antisociales
  7. Camorristas
La "peculiar disposición de la personalidad debe considerarse el fundamento real de la enfermedad".
F. Alexander desarrolló el concepto de neurosis de carácter, término equivalente al de trastorno de la personalidad. Este autor señala la naturaleza egosintónica de los mecanismos psicológicos en la neurosis de carácter.

Clasificación
Toda personalidad normal o patológica es única en su estructura y su dinámica. Los criterios que definen las diversas categorías son de acuerdo a una valoración cuantitativa de ciertas dimensiones de la personalidad. Hoy día, la división de los trastornos de la personalidad más aceptada es la categorial; en la que se han de tener presente limitaciones importantes como las siguientes:
  1. Las fronteras de las personalidad patológicas entre sí, y de estas con la normalidad son difíciles de marcar
  2. Las mezclas de las características propias de las diversas categorías constituyen la mayoría de los casos. Como resultado de tales combinaciones el diagnóstico resulta difícil. Para éste inconveniente se ha propuesto una clasificación dimensional, que considera a los trastornos de la personalidad como variantes desadaptativas cuyos rasgos se mezclan imperceptiblemente con la normalidad y unos con otros. Cada trastorno de la personalidad se enmarca a lo largo de escalas.
El DSM--IV divide las distintas personalidades anómalas conforma las similitudes descriptivas en tres grupos:
  • Grupo A: Comprende a los trastornos paranoides, esquizoides y esquizotípicos cuya peculiaridad común es la rareza y la excentricidad
  • Grupo B: Incluye a las personalidades antisociales, limitrofes (borderline), histriónicas y narcicistas. Los rasgos anómalos de estas personalidades les confiere un aspecto dramático, emocional e indeterminado
  • Grupo C: Contiene a la personalidad evasiva (avoidant), dependiente y obsesivo-compulsiva. Los sujetos con rasgos de este grupo se presentan temerosos y angustiados.
Se pretende aumentar la fiabilidad de las entidades nosológicas con la descripción de pautas concretas de comportamiento como representantes de ciertos rasgos así pues resulta más fiable la valoración de una conducta concreta, esta puede no corresponder específicamente a la  personalidad anómala que se pretende sea representativa.

Características Clínicas
Los rasgos patológicos han de aparecer precozmente, ser duraderos y generalizados, además de originar desadaptaciones exageradas o infringir sufrimientos importantes.
  • Precoces: Las anomalías, propias de los trastornos de la personalidad, se deben haber manifestado en la adolescencia o antes. Este requisito no debe considerarse absoluto pues a veces los rasgos patológicos permanecen latentes debido a las circunstancias de la vida.
  • Permanentes: Además del comienzo temprano, los rasgos anómalos han de persistir durante toda la vida, aunque con frecuencia se vuelven menos patentes en la edad media o la vejez. Esta inflexibilidad a lo largo del tiempo es precisamente una peculiaridad de las personalidades patológicas.
  • Una visión transversal:  Para distinguir características anómalas de larga duración que serían manifestaciones de los trastornos de la personalidad de otras transitorias , correspondientes a episodios de un trastorno mental.
  • Generalizados: Las anomalías correspondientes a los trastornos de la personalidad han de ser globales. Por consiguiente afectan a los distintos procesos psíquicos y se manifiestan en una gran variedad de contextos.
  • Incapacidad de adaptación: Una personalidad patológica no tiene la flexibilidad necesaria para amoldarse a las circunstancias de la vida. Reitera una y otra vez reacciones inapropiadas a las distintas exigencias de la vida familiar, laboral o social. Asimismo, la respuesta inadecuada origina tensiones en su ambiente.
  • Sufrimiento:  Las alteraciones de la personalidad según K. Schneider son aquellas que en virtud de su anormalidad sufren o hacen sufrir a quienes les rodean.
Diferenciación del síntoma
En las clasificaciones multiaxiales (DSM) un eje incluye las entidades nosológicas cuyas manifestaciones anómalas son los síntomas y otro distinto a los trastornos de la personalidad formados por diversos rasgos patológicos.

  • Aspectos cuantitativos: Los rasgos patológicos se encuentran también con frecuencia en las personas normales, si bien de un modo menos marcado. Es, precisamente la desproporcionada intensidad la razón de su patología. Existe, pues, sólo diferencias de grado entre la normalidad o patología de un rasgo.
  • Duración: La persistencia del rasgo patológico a lo largo de toda una vida es una condición necesaria para el trastorno de la personalidad; pues el rasgo patológico, al igual que el normal se modifica poco con el paso del tiempo.
  • Egosintonía: A los rasgos, incluso los patológicos, se tiende a considerarlos parte de uno mismo. La persona los acepta, no los cree indeseables y, menos aún, que sean manifestaciones de un trastorno. Por estas razones, se dice que son egosintónicos. Por el contrario, los síntomas que suelen sentirse como ajenos, no pertenecientes al ser mismo de la persona; son pues, egodistónicos.
  • Vulnerabilidad: Hay personalidades cuyos rasgos las hacen propensas a desarrollar síntomas de trastornos ante acontecimientos estresantes. Esta misma predisposición a padecer una sintomatología  puede ser difícil a veces de distinguirla del trastorno mismo.
Los rasgos patológicos tienen sus raíces en el ser mismo de la persona mientras que los síntomas constituyen sus estados en el tiempo. La estructura dinámica de la persona formada de elementos biológicos y vivenciales está en la base de los rasgos patológicos; pero también en la vulnerabilidad a ciertos factores estresantes para el desarrolo de los síntomas y al modo de reaccionar ante ellos.

Fuente: Margarita Ortiz-Tallo. Trastornos Psicológicos. Málaga, Ediciones Aljibe, 1997. Capítulo IV; pags. 89-111.

0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dudas, quejas, recomendaciones y sugerencias respecto a las resubidas favor de realizarlas en la siguiente entrada:
http://catarsisprocess.blogspot.mx/2014/01/and-here-we-go-again.html

Recuerda:
1- Se necesita de Winrar 5 para descomprimir los archivos
2- La contraseña para todos mis aportes es:
Mauvais